Descubriendo otro modo de criar, de sentir, de vivir... el que me enseña mi pequeño cada día
Aug 19, 2013

Posted by in Criar desde "el otro lado", Uncategorized | 8 Comments

Mi particular #rinonaranja (o #yanotegritocariño)

Mi particular #rinonaranja (o #yanotegritocariño)

Seguro que ya habéis oído todos hablar del reto del rinoceronte naranja (y si no podéis leer más aquí). Un desafío ideado por una madre americana de cuatro niños, que se dio cuenta de que en público conseguía controlarse y no gritarles al sentirse observada, (ya sabéis,  el miedo al qué dirán) y sin embargo, en casa no. Así que pensó que lo importante no era la imagen que pudieran tener de ella  unos desconocidos sino lo que pensaran sus propios hijos y se propuso el reto de estar 365 días sin gritarles.

Muchas madres blogueras españolas se han hecho eco de la idea y han iniciado su propio #rinonaranja o #yanogrito que es como se ha difundido esta iniciativa en las redes sociales.

#rinonaranja

Yo siempre he sido una persona con mucho ímpetu (o un pronto mu malo, como diría mi padre) y con una capacidad de pasar de cero a cien digna de un Ferrari, y un tono de voz que podríamos calificar de moderadamente fuerte (aunque en realidad pierdo la fuerza por la boca y en el fondo soy un pedacito de pan – momento “qué viva el refranero español”-).

El caso es que cuando dije que iba a convertirme en madre, yo creo que mi familia no daba un duro por mí en ese sentido, y apostaban porque sería una madre, muy cariñosa y con mucha buena voluntad, sí, pero un poco chillona tirando a pelín histérica. Ellos no lo van a reconocer, pero yo sé que es así.

Madre histérica

Por tanto, no daban crédito a sus ojos, al descubrir, que con mis hijos soy la paciencia personificada y que aunque me saquen de mis casillas, salvo alguna pequeña excepción (situación de potencial peligro y tal) ¡¡NO LES GRITO!! Vamos es que no me lo creía ni yo. Verdaderamente la oxitocina debía ser la hormona del amor y yo segregarla a raudales, porque tenía en mí un efecto que ni el mismo diazepam.

Sin embargo pronto descubrieron que esa “droga” tenía un efecto secundario. Sólo me hacia efecto cuando estaba con mis cachorros. Era alejarme de ellos y descargar tensión a raudales con el familiar adulto que me pillara más a mano. Y claro, ¿quién estaba siempre “por enmedio”? Pues el sufrido padre de las criaturas…

#Yanotegritocariño1

Él, mi principal apoyo, mi tabla de salvación, mi leal compañero…, sin yo quererlo, se había convertido también en el blanco de mis “iras”.

#Yanotegritocariño2

Así que en cuanto conocí este desafío, me dije: ¡¡ha llegado el momento!!. Y he decidido adaptar el desafío e iniciar mi particular #yanotegritocariño. Va por ti, Grandullón ;)

Porque en la vida, como en la jungla, todo es posible con amor…

#Yanotegritocariño3

Ya os contaré (o igual lo hace él, quién sabe) si lo consigo.

Y vosotr@s, ¿os habéis vuelto más gruñones con vuestras parejas desde que compartís hij@s?

¿Os animáis a uniros a mi reto #yanotegritocariño?

Si te ha gustado compártelo
Otras miradas...    
  • Eloísa

    Yo a mi marido no le suelo gritar y me molesta mucho que otro adulto me grite… Eso le da mucho más sentido al reto con niños.
    Un besote y suerte.

    • http://unamiradaalotrolado.com/ Mousikh

      Sí, la verdad es que sí. A mí no me gusta tampoco que me griten y procuro no gritar, tanto a los peques, como a mi marido. Pero a veces no se trata sólo de elevar la voz, sino de las miradas, las caras, el tono de nuestra voz, el modo de contestar. Y en ese sentido consigo controlarme mucho mejor con mis hijos, por eso, porque son niños, que con otro adulto, al que considero mi igual y con el que además, como es en este caso, tengo toda la confianza del mundo. Por eso quería hacer extensible el reto a mi marido. A ver si lo conseguimos!!
      Un abrazo

  • C Crianza

    justo en eso estaba pensando yo porque Angel se lleva toda mi paciencia y luego quien termina pagando el pato es mi marido me uno y te cuento

  • Bailarete

    Pues suerte con la iniciativa! ;D sueltale besitos cada vez que quieras alzar la voz…yo no suelo gritar, a las niñas quizas en un momento puntual, pero no soy muy gritona….creo Besos

  • Lunalunera Cascabelera

    Llevo una semana con el desafío del rinoceronte naranja, ademas de con la pequeña Lunalunera, intento aplicarlo a cualquier situación que me puede hacer gritar. Mucha suerte con tu desafío!!!!
    Te dejo una sorpresa en mi blog lunalunerablog.wordpress.com

  • yaiza

    Muy buena…yo en cuanto pueda me pongo con el reto para los dos…aunque me desquicio más con los niños, alguna vez hasta con la bebé, aixxx de atar terminaré. besiños y preciosas las imágenes .

  • Pepita Pérez

    ¡Pero si esa soy yo!Ese pronto rollo tsunami (que sí…que también soy un pedazo de pan porque se me pasa a los 5 minutos), pero lo reconozco: soy una histerica y cuando me pongo nerviosa soy un pelín insoportable…¿y quién se lleva todo el “premio”? mi marido, que aunque es un poco cabezón y tiene su caracter es muy equilibrado y tranquilo. Mi hijo es aún muy pequeñin, y ha salido a su padre, menos mal…

    Supongo que me tendré que empezar a relajar un poquito, así que me uniré al reto #yanotegritocariño.

  • Mami y mil cosas A la vez

    Yo lo estoy siguiendo y para ayudarnos todos en casa nos hemos mudado al “Pais del Silencio” donde vive el Señor VozTranquila, a mis hijos les encanta y nos sirve para todos tener un tono de voz mucho más controlado y afable
    http://mamaestudianteyamadecasa.blogspot.com.es/2013/09/como-estamos-afrontando-el-reto-del.html

Soy de la familia Madresfera! Paperblog : Los mejores artículos de los blogs