Descubriendo otro modo de criar, de sentir, de vivir... el que me enseña mi pequeño cada día
May 25, 2011

Posted by in El primer año, Las aventuras de Pequico, Mis favoritos, Pequico crece! | 0 Comments

Hola! Soy el Pequico

Hola! Soy el Pequico



Paepiepá beeva beeva tata papa da paepiepá
… Perdón, se me olvidó activar el traductor simultáneo…me estaba presentando, como supondréis soy el Pequico. He aprovechado que mami está tendiendo la ropa, pa’ charlar un poco con vosotros, que hoy no la veo yo con muchas ganas a ella, anda diciendo no sé qué, de que tiene las bombonas revueltas. Mamá se cree que no me doy cuenta, pero sé, que a veces, cuando yo estoy mamando o echándome la siesta abrazadito a ella, está tuiteando o escribiendo en el blog. No le digo nada porque se la ve relajada y contenta y a mí, mientras me tenga pegadito a ella, pues me da igual, la verdad.

Cuando cumplí los doce meses dijo que os iba a contar todas las cosas que sé hacer, pero han pasado ya varias semanas y siempre se le olvida, dice que tiene memoria de pez, aunque yo no sé que es eso. Y ya, para rematar, ayer leo como la mamá de Pequeñokoala y el papá de Pequeñokarateka cuentan todo lo que han aprendido. Y me he dicho, por aquí si que no paso, que todo el mundo va a pensar que no sé hacer nada y eso sí que no, si no lo cuenta mi mamá pues lo cuento yo, que pa’ eso soy un hacha con todo lo que tenga botones y luces.

A ver por donde empiezo… mejor hago una lista, como mi mami, cuando no quiere que se le olvide nada:

  • Peso 10.900 kg y mido 79 cm, yo no sé si es mucho o poco porque no entiendo de números, pero mami dice que uso la misma talla que mi primita de 2 años y papá dice que voy a ser el primo de zumosol de la clase, que no sé que querrá decir.
  • El otro día en el pediatra además de pesarme y medirme, me volvieron a clavar esos pinchos raros y claro, me hicieron pupa y lloré un poquito. Menos mal que mamá me dio besitos y se me pasó pronto. Eso, y que había una nena muy mona en la consulta, yo me puse a decirle cosas, pero ella me dijo que no la mirase y se fue corriendo. Mi papi me dijo que es que a las mujeres no hay quien las entienda y que me queda mucho por aprender, que ya me enseñaría él. Qué bien, porque si papi conquistó a alguien como mami, debe ser que sabe mucho del tema, ¿No créeis?
  •  Todo el mundo le dice a mi mamá que tiene mucha suerte porque como muy bien, no sé por qué lo dirán, yo siempre como lo que tengo ganas. El otro día me dijeron que era muy mayor para tomar teta, yo miré a mami angustiado, pero ella me guiñó un ojo y le dijo a la señora no se qué de la OMS y que me iba a dar pecho mientras yo quisiera, y ya me quedé más tranquilo. Me siguen pirrando el pan y los purés con verdurita y carne, pero también me gusta mucho comer papas del plato de mi mamá y la fruta prefiero comerla a trozos, ahora que tengo dientes.
  • ¿Que no lo sabiaís? Pues sí, por fin me salieron hace dos meses las paletas de abajo. Que ya estaba harto de que la gente preguntara ¿Pero este niño todavía no tiene dientes? Y están a puntito de salirme los de arriba, que ya lo noto yo. Estoy orgullosos porque sé mamar perfectamente, sin morder a mamá, bueno sólo por accidente el otro día, pero puso cara de que le había hecho mucho daño, así que ya no lo he repetido más.
  • Me gusta mucho hablar, pero se me olvida enchufar el traductor simultáneo y a veces papá no me entiende. Le digo que me tome y me da agua. Le digo que tengo sed y me cambia el pañal. Así que he pensado que tengo que aprender el idioma de los mayores, si quiero conseguir que me den lo que quiero en esta vida. De momento, digo ¡hola! y se pone todo el mundo muy contento, como cuando hice por primera vez los cinco lobitos o el palmas, palmitas. Llamo a mi perrito guau, pido pan, digo teta, llamo a papá, le digo beva a mi tata y más cosas que no me acuerdo. Mi ita quiere que aprenda a decir mamá, no sé para qué, si ella está siempre conmigo y no necesito llamarla. Pero lo estoy intentando, yo me esfuerzo un montón por decir ma-ma, pero se escucha va-va, no sé por qué.
  • Andar lo que se dice andar solo, todavía no lo hago, prefiero que me lleve papá cogido de las manos, pero me mantengo de pie apoyado en el sofá y si me puedo agarrar a algo me levanto solito. Me encanta jugar a que persigo a mamá, y doy dos o tres pasos sin ayuda, pero luego siento que se me va el cuerpo para adelante y para atrás y me sujeto rápido a papá, por si las moscas.
  • He aprendido a dar besitos, pero sólo se los doy a mamá, ¡es que papá pincha! Me encanta jugar y que me hagan cosquillas. Cuando quiero algo, empiezo a reírme, y todos se ríen, y cuanto más río yo, más ríen ellos. Pero cómo no voy a reírme con las caras y las vocecillas que me ponen, je, je… También me gusta mucho salir a ver mundo, mi ita dice que soy muy despierto y que no pierdo detalle de nada, pero es que hay tanto por descubrir…

 

Y bueno, seguro que hay muchas cosas más que contar, pero os tengo que dejar ya, que viene mamá. Voy a hacer como que duermo y me despierto con una sonrisa… es tan sencillo hacerla feliz… ¡Hasta otro día!

Si te ha gustado compártelo
Otras miradas...    
Soy de la familia Madresfera! Paperblog : Los mejores artículos de los blogs